El Azúzar Hecho Plástico

imagen-caña-de-azucar

Considerando la enorme factura que el ser humano pasa a la naturaleza cada año, generamos una isla hecha de basura en el pacífico norte. Existen proyectos y tendencias con el potencial de disminuir el desproporcionado costo y el impacto de nuestra existencia en la nave Tierra, atacando a dos de nuestras mayores causas de contaminación ambiental: El plástico y el Tecnopor.

Una de tales tendencias son los envases biodegradables para alimentos que, en los últimos 2 años, se han consolidado como una opción viable en el mercado para disminuir el uso del plástico: Envases y platos hechos de caña de azúcar.

imagen-azucar-plastico

La definición de estos envases biodegradables es muy sencilla: son estéticamente iguales a los de plástico y tecnopor, pero se realizan con el residuo fibroso del jugo de caña, también conocido como Bagazo (el cual también se usa para hacer papel reciclado).

Estos envases biodegradables tienen los mismos beneficios de usar un envase o un plato de plástico, son prácticos, resistentes al calor y la comida caliente, incluso se pueden usar en hornos microondas y hasta son comestibles. Si, pues están hechos 100% de un material vegetal que además no es inflamable. Sin aditivos, sin químicos, sin agentes externos. Y además son comportables: se puede obtener compost-abono- de su degradación.

imagen-azucar

Como proveedores Perú de envases biodegradables, impulsamos el cambio a una opción que no afecta negativamente la demanda de alimentos. A diferencia de algunos materiales como el Biolat (Procedente del maíz), la caña de azúcar ya fue procesada y utilizada en su totalidad en el momento de realizar los envases, por lo que la demanda de estos envases eco-friendly nunca afectará negativamente al mercado mientras esta no supere la misma demanda de azúcar refinada.

Por supuesto, el mayor beneficio de usar estos envases lo recibe la madre naturaleza, ya que tardan aproximadamente entre 90 y 180 días en descomponerse, por lo que resultan miles de veces menos dañinos a la naturaleza, comparados con las décadas y hasta centenares de años que puede tomar un envase de plástico. Y aun después de esto, pueden ser re-utilizarse para otros cultivos en forma de compost. No se pierde ni una molécula.

imagen-azucar

Si bien, no es el único, el uso más común de estos envases biodegradables para alimentos, es el negocio de alimentos para llevar, ya que en la actual situación de salud alrededor del globo, ha impulsado al uso de los servicios de entrega a domicilio o delivery.

Por último, el factor que realmente presenta un inconveniente, es que aún no existe un sistema de apartado entre los desechos biodegradables de los que no lo son, especialmente a gran escala, por lo que sigue siendo difícil que estos envases sean desechados correctamente en una planta de compostaje. Y esto es algo que aún persiste incluso en Europa, donde la Unión Europea reconoció los beneficios de los desechos biodegradables, y países como Alemania tienen impuestos sobre daños al medio ambiente al comprar bolsas plásticas y/o tabaco.

Sin embargo, se debe destacar que mientras la madre tierra se encuentre en peligro por nuestros hábitos de consumo masivo, la demanda de soluciones y alternativas como esta seguirán surgiendo. Y por supuesto, estas se expandirán sobre la economía peruana e internacional.

Continúa leyendo ➤
imagen-microplastico
El Micro Plástico y
el Macro Impacto en...